Bizcocho típico de IOGURT

By holasomos7 - agosto 18, 2016










La vida es lo que pasa alrededor de la mesa.
Allí suceden los mejores momentos.
​¡Pasa y saborea!
Anteayer este bizcocho sabió a gloria: esponjoso cocido al dente (ni tostado ni crudo), no exageradamente dulce, -Mmmm- -¡Perfecto! Lo mejor es que lo hizo papaeduca Yo nunca hago esta receta, no se porqué. Será que me complico un poco más la vida con Trenzas dulces con Thermomix y similares.  No quedó nada de nada, ni un trocito para el desayuno del día siguiente. Nos gustó tanto que nos hará más. Le gusta la repostería y tiene buenos recursos. Aquí dejo guardada la receta que él me ha pasado: ​
Guardo aquí una de las recetas con las que disfrutamos:
Ingredientes: 

- Un yogur, sabor a elegir (el envase lo usaremos como medida para otros ingredientes)
- Huevos, 4 grandes
- 1 sobre de levadura
- Harina, 4 vasos de yogur
- Aceite de oliva, vaso y medio de yogur
- Azúcar blanca, tres vasos y medio de yogur

Preparación:

El bizcocho de yogur es una de las recetas de bizcochos caseros más conocidas y empleadas. Se conoce con ese nombre por dos motivos, primero porque se emplea un yogur para hacerlo, y segundo porque se prepara usando los ingredientes medidos con el vaso de ese yogur. El sabor del yogur puede ser el que se quiera, aunque lo más habitual es emplear uno natural o de limón, nosotros lo hemos probado incluso de frutas del bosque, que es realmente sabroso. Vamos ya a detallaros como prepararlo en casa, veréis que sencillo resulta. 

Ponemos el horno a 180ºC con el calor superior e inferior, para que vaya cogiendo esa temperatura mientras preparamos la masa del bizcocho. Es siempre interesante hacer siempre esto cuando vayas a hornear un bizcocho. 

En el vaso de la batidora vamos a ir echando los huevos, el yogur, el azúcar y el aceite de oliva, y batimos bien, con la batidora tradicional, con una batidora de varillas o unas varillas manuales, como queráis, aunque os recomendamos usar unas varillas automáticas. Cuando tengáis esa mezcla bien hecha, agrega la harina y la levadura tamizadas previamente, poco a poco y sin dejar de batir. No dejéis grumos de harina, la masa tiene que quedar fina. 

A continuación vamos a elegir un molde adecuado para el bizcocho. Si lo usas de silicona, puedes verter ya la masa en el mismo, pero si no lo es, debes engrasar sus paredes y base con mantequilla o margarina y después espolvorear harina. Hacemos esto para que no se pegue el bizcocho y se desmolde fácilmente. Mete el molde que hayas elegido con la masa vertida en el mismo y bien extendida, y lo dejas hornear unos 40 minutos más o menos. 

Antes de sacar el bizcocho del horno hay que comprobar con un cuchillo o pincho, que el interior está bien hecho. Si sale limpio es porque ya está listo, y si sale con restos, hay que dejarlo hornear un poco más. Cuidado que no se queme por fuera, si ves que está muy oscuro, deja el horno con el calor sólo por abajo. 

Cuando lo saques del horno, déjalo que temple a temperatura ambiente y luego desmóldalo y deja enfriar del todo sobre una rejilla antes de servirlo. Se puede comer tal cual o bien añadir algún otro complemento, como puede ser mermelada por el medio, por ejemplo. 

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios

Contestaré lo antes posible.
Gracias por pasar.
.
.