Tardes sin pantallas 2. ¿Cómo evitar que las pantallas se conviertan en adicción?

 

Se rumorea nos vuelven a confinar.

Se rumorea que será durante 15 días

Se rumorea que esto va enserio

Se rumorea que los niños volverán a estar en casa todo el día.


¡DIOS MÍO! Sí, me afecta sólo pensarlo.  En especial si recuerdo la cantidad de horas que pasaron/amos frente a las pantallas durante el pasado confinamiento y los efectos colaterales que ésto nos trajo a todos.


Ansiedad, irritabilidad, inquietud, pensamientos obsesivos, aislamiento social son algunas de las conductas habituales de un niño con adicción a las pantallas. “La adicción a las pantallas está siendo considerada una enfermedad de salud mental por su alta incidencia en los últimos años en las consultas. Se considera una adicción sin drogas, pero con consecuencias parecidas a la adicción a sustancias”, explica Gema José Moreno, psicóloga infanto-juvenil.


El uso incorrecto y desmesurado de las nuevas tecnologías por parte de niños y jóvenes afecta a su bienestar con “respuestas emocionales, como el enfado si se les prohíbe su uso, alteración del sueño, falta de concentración y deterioro del rendimiento escolar y del apetito, debido a que por el uso frecuente de dispositivos tecnológicos se deja de dormir ciertas horas o se retrasan las comidas”, comenta Gema José Moreno.





Podemos evitar que las pantallas se conviertan en adicción:


Siendo un ejemplo para nuestros hijos. Las conductas coherentes son un espejo donde se reflejan niños y jóvenes. De forma que, si miramos el móvil mientras cenamos, no podemos exigir que nuestro hijo/a haga lo contrario.


Estableciendo unas normas de uso de las nuevas tecnologías. Unos horarios concretos para la conexión a las pantallas fuera de las cuales no se contemple su utilización, como en la cama, a la hora de dormir o durante los momentos de reuniones familiares a la hora de comer o cenar, desayunar y merendar.


Ofreciéndoles planes alternativos a las pantallas. No se trata de eliminar las pantallas las 24 horas del día, sino convivir con ellas con equilibrio y aprender a disfrutar de esos ratos offline.  Tener recursos a mano para esos ratos es la clave. Funciona desayunar juntos  y proponerles un pequeño encargo antes de salir de casa (hacer la cama, recoger el lavaplatos).  Por las tardes idem. Sino puedes estar tu delega a quien los cuide. Planificar (o no!), dígase tener en cuenta que precisan espacio y tiempo para jugar, pensar, crear, aprender, estar, aburrirse en una necesidad para ellos.  

Muchas fuerza y ánimo para esta nueva etapa.


Como siempre si te apetece seguir hablando en privado de este tema no dudes en escribirme a freixanetm@gmail.com o mira en mi web como puedo acompañarte.  


Si te animas, puedes seguir el Reto: TARDES SIN PANTALLAS desde aquí.


Feliz martes.


Montse






No hay comentarios:

Contestaré lo antes posible.
Gracias por pasar.
.
.

Atención. Un gran paso para mejorar el vínculo afectivo con nuestros hijos

ATENCIÓN, sería el tercer (podría ser el primero o el cuarto) paso para mejorar el vínculo afectivo con nuestros hijos. La primera era estar...

Con la tecnología de Blogger.